Amigos Acampantes
Este foro es de libre acceso.
Puedes leerlo sin registrarte. Si deseas registrarte por favor lee las condiciones. ANTES DE REALIZAR CONSULTAS ES OBLIGATORIO PRESENTARSE EN LA SECCION BIENVENIDOS.

Antofagasta de la Sierra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Antofagasta de la Sierra

Mensaje  Norberto el Sáb 30 Oct - 0:29

Antofagasta de la Sierra.

A 3500 metros sobre el nivel del mar, las formidables pampas de altura de la Puna catamarqueña están salpicadas por más de 200 volcanes, inmensos salares y campos de lava negra.
[/b]Infinidad de vicuñas, lagunas con garzas, pueblitos en adobe rosado, petroglifos y pinturas rupestres son algunos de los tesoros por descubrir en un inolvidable viaje de aventura por Antofagasta de la Sierra.

En esas alturas las estrellas parecen más grandes y más cercanas. El encanto de la quieta noche puneña invita a una corta caminata. Luego, a sumergirse en una buena cama bajo el abrigo de las mantas de llama, producto de las tejedoras del lugar, para reponerse del viaje que lleva hasta la villa. Es largo, pero el premio final vale la pena.

El largo camino

Desde Belén son 260 km. El camino se emprende por la RN 40 hasta El Eje, donde empalma la RP 43.
Una primera escala es en el almacén de doña Pirucha, parada obligada del Antofagasteño, la línea de ómnibus que lleva a la Puna, donde se pueden degustar tibias tortillas de grasa hechas en horno de barro para acompañar un reparador café.

Desde allí el camino va subiendo y será una constante sucesión de sorprendentes paisajes. Las áridas sierras de Villavil, que cruza el río del mismo nombre, llegan hasta las verdes vegas de Barranca Larga con la amplia perspectiva del bajo de El Bolsón. En la Cuesta de Randolfo la ruta se eleva a más de 3000 metros sobre el mar y, desde, allí se divisan a lo lejos las sierras de Laguna Blanca.

Comienza el descenso. En el kilómetro 130 se accede a la Reserva Ecológica de Laguna Blanca. A ambos lados del camino, es el hábitat natural de la importante población de vicuñas curiosas y esquivas a la vez que, solas o en grandes grupos, acompañarán el paisaje permanentemente.

De vez en cuando un par de suris (ñandúes) comparte el panorama que a esa altura cobra colorido con vegas, y pequeños salares y lagunas. La ruta cruza entre cerros de laderas de arena y desde Pasto Ventura, donde alcanza una altura de más de 4000 metros, se llega a El Peñón.
Allí ya se vislumbran a lo lejos los primeros conos negros de los volcanes en el valle de Carachipampa, extensa planicie del Altiplano catamarqueño.

Hay casi una decena de volcanes antes de llegar a Antofagasta de la Sierra, donde recibe al visitante el imponente Alumbreras con su gran cráter trunco.

Junto con otro volcán, se los conoce como Los Negros de la Laguna, porque la lava petrificada al costado del camino forma negras figuras de hasta 10 metros de altura.
[b]El azul intenso de la laguna poblada por garzas, las amarillas vegas y los cerros en apastelados tonos de la cordillera de San Buenaventura, al fondo, junto al dramatismo de los volcanes es el impagable portal de entrada en la villa.

La Casa del Sol

Antofagasta significa Casa del Sol. Y el sol, justamente, se hace sentir durante el día, contrastando con las frías noches puneñas.

El poblado, un oasis con casi 2000 habitantes, es un pintoresco mundo de casas de adobe rosado, producto de la greda que aporta el lugar.

El panorama se tamiza con el verde intenso de álamos y tamarindos que iluminan los tonos pálidos del desierto. Hay un sencillo hotel municipal, que por las noches se puebla con las camionetas 4 x 4 de los viajeros.

También hay disponibles modestos hospedajes en casas de familia. En alguno de ellos, como lo de doña Elisa, doña Tota o lo de Cástulo, se sirven comidas caseras y dan una excelente oportunidad para incursionar en sabrosas recetas con carne de llama.

Los pobladores suelen invitar a pasar a sus casas para mostrar todo un stock de tejidos en telar a precios más que accesibles, especialmente mantas de llama, artesanía típica de la zona que junto con el cultivo en pequeñas quintas y la crianza de lanares conforman la economía de subsistencia de la región.


Laguna Blanca, campo y vicuña

Especial para los amantes de la ecología, la Reserva Natural de Vida Silvestre de Laguna Blanca en la ruta a Antofagasta de la Sierra invita a una visita por lo más puro de la Puna catamarqueña.

La zona, que cubre casi un millón de héctareas, es un campo de altura por encima de los 3200 m, coronado por el imponente nevado de Laguna Blanca de 5967 m.
La reserva, zona intangible, posee una importante población de camélidos, especialmente llamas y vicuñas.

Un recorrido por la reserva lleva al poblado del mismo nombre, donde hay un museo creado para la participación social y la puesta en valor del pasado cultural de los lagunistos, la etnia que habita la región.

Estos, en su mayoría pastores arrendatarios, se dedican a la crianza de animales como medio de subsistencia, de los que aprovechan su carne, cueros y lana, ésta última para su utilización textil, y cabras de las que obtienen la leche.
avatar
Norberto
Avanzado
Avanzado

Mensajes : 580
Puntos : 3337
Fecha de inscripción : 14/09/2010
Localización : BUENOS AIRES

http://www.blogger.com/home

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.